Démons et Merveilles


De colinas y vientos
de cosas que se denominan para entrar
como árboles o nubes en el mundo

De enigmas revelándose en las lunas
rotas contra el aljibe o las arenas

yo he dicho y esperado

Creo que nada vale contra esta caricia
abrasadora que sube por la piel

Ni el silencio, ese desatador de sueńos

Vivir
oh! imagen para un ojo cortado
boca arriba perpetuo
 


Inicio | Julio Cortázar | Rayuela

Copyrigth 2002© Todos los derechos reservados